Camila Recabarren: La reina rebelde se confiesa
Chica de portada / Enero del 2019

camila-recabarren-la-reina-rebelde-se-confiesa5c49b1edaefa9

Su vida ha sido una especie de docu-reality que bien podría transformarse en una novela, una en la que hay episodios de dolor, de éxito, fama y resiliencia. La Miss Chile más conocida y querida de la última década nos abrió las puertas de su casa y nos mostró su vida concentrada en su trabajo y su hija; la vimos soltera, tranquila, calmada y feliz. Amigas y amigos, ella es Camila, nuestra “reina rebelde”.

Podríamos decir que es la Miss Chile que devolvió la vista del país al alicaído concurso de belleza, y varios factores se conjugaron para esto: la elección se hizo a través de un reality show, ella se alejaba completamente del “molde” de misses al que estábamos acostumbrados y, ¡lo más importante!, su corona fue otorgada por el público a través de votación.

Pero entre las decenas de “Miss Chile” que han existido, ¿qué hizo que nos fijáramos en Camila? Quizá su atractiva personalidad, su belleza “distinta” que escapaba del patrón de rubias extra delgadas, quizás porque tenía un novio 36 años mayor. Lo cierto es que desde que conoció la fama no hemos podido dejar de seguir su vertiginosa vida, y hoy, tras seis años de esa corona, Camila se encuentra lejos de ser olvidada.


PLENA

Es una de las tres mujeres chilenas más seguidas en Instagram y, tras salir de La Red, canal en el que estuvo los últimos años como panelista, acaba de ser fichada por Chilevisión un salto importante por tratarse de uno de los canales más grandes , y a nivel personal dice sentirse, al fin, completamente feliz.

 Acabas de salir de La Red, pero te ficharon de inmediato en Chilevisión, y además estás en el top tres de las mujeres más seguidas en Instagram, ¿cómo se siente ese respaldo?

Cuando salí de La Red no tuve miedo a quedar cesante, pues sentía ese respaldo de la gente, y creo que eso se ha dado en gran medida gracias a Instagram, y al gran apoyo que tengo ahí por parte de las mujeres. Pero además me encuentro en un minuto muy pleno de mi vida.

Dejaste el alcohol, ¿eso generó un cambio?

Sí, claro. Me sentí muy valiente y segura luego de dejarlo. Llevo cinco meses sin beber, y volví a mi núcleo, porque estaba carreteando mucho y debía parar, y no me tuvo que pasar nada para dejarlo. En general en mi vida siempre me tenía que pasar algo malo para darme cuenta de algo, pero esta vez simplemente lo hice.


Y entonces, ¿por qué lo dejaste?

No me sentía a gusto con mi cuerpo, me veía hinchada, tenía la piel y el pelo feos y me di cuenta de que todo eso era por el “copete”; afortunadamente siempre he tenido un fuerte rechazo a las drogas, creo que producto de haber vivido en poblaciones en las que incluso ves a gente morir por eso.

¿Viviste en poblaciones muy complejas?

En poblaciones de gente de esfuerzo. En La Serena vivía en La Antena y Las Compañías, que son barrios donde ves esas realidades.


UNA NIÑA EN LA SERENA

Hija de padre minero, Camila vivió hasta los ocho años en Copiapó, pero la búsqueda de una mejor calidad de vida los trajo a vivir a La Serena, época de la que no tiene grandes recuerdos, y “no es que sean malos recuerdos, es que simplemente no los tengo, como que bloqueé muchas cosas, mis recuerdos son muy puntuales, como subir el cerro con mi papá, pero no mucho más”.

Pero ¿fuiste una niña feliz?

Sí, en Copiapó, sobre todo. En La Serena no lo pasé tan bien, tuve un tío que abusó de mí desde chica, y lo conté a mi familia, pero nadie me creyó. Esto lo conté hace un tiempo en televisión y quedó la escoba en mi familia, me criticaron mucho por decirlo. En ese minuto lo conté para evitar que esto le pasara a otras niñas.


¿Qué pasa cuando les cuentas a tus padres y ellos no te creen?

Terrible, quería desaparecer del mundo. Me di cuenta de que la estaba pasando mal, yo tenía trece años, pero tenía primas de seis o siete, la misma edad en la que a mí me empezó a pasar y no quería que ellas sufrieran lo mismo. Fue ahí que conté, pero nadie le tomó importancia.

¿No te creyeron?

No sé.

Debe haber sido muy frustrante…

Sí, claro. Pero botaba mi pena con el básquet, en ese tiempo comencé a meterme mucho en el deporte. Eran tiempos de mucho contraste, porque jugaba y era feliz ahí, pero en la casa, cuando por algún motivo tenía que ir a la casa donde él vivía, yo hacía un show para que no me dejaran ahí, era difícil.

Además, en ese tiempo vino el divorcio de tus padres…


Sí, mi familia era como perfecta, hermanos y papás felices; salíamos a pasear, éramos los que armaban la fiesta y todo eso, y cuando se separaron yo no entendía qué estaba pasando. Es un tema difícil de recordar porque hubo muchos prejuicios cuando mi mamá se fue de la casa. Nos quedamos solos con mi papá, y después mis hermanos y yo quedamos todos a cargo de mi hermana mayor, que tenía 21.

Por lo que me cuentas, a esa edad pasabas por una depresión…

Más que eso, comencé a sentirme insegura con todo. Ahora que soy adulta, segura y con metas claras, ya no me pasa. Pero en ese tiempo me venían depresiones en las que quería morir.

Cuando tenías 15 años y pensabas en futuro, ¿cómo te veías?

Nada, no me veía en nada. Siempre pensé que mi vida iba a ser muy insignificante.

Cami, eso es muy depresivo…

Puede ser (ríe).


CAMBIAR DEPRESIÓN POR TELEVISIÓN

La historia de Camila debe estar multiplicada por miles entre las jóvenes chilenas, jóvenes que se sienten solas, que viven diversos abusos, y que buscan refugio muchas veces en vicios, pero en el caso de Camila fue el deporte. Esta sintonía con las mujeres puede ser una de las razones por las que Cami sea tan seguida y querida por las mujeres, de hecho, nos comenta que el 70 % de sus seguidores en redes sociales son mujeres.

Tras vivir una adolescencia muy compleja, tuvo un fuerte cambio de vida. “En ese tiempo luchaba por estar en la selección nacional de básquetbol. Mis metas eran grandes, algo que siempre nos ha transmitido mi papá, luchar por los sueños”, nos comenta Camila; pero en ese momento decidió emprender otro rumbo: “Quería estar en televisión, no sabía muy bien qué quería hacer, solo quería estar en TV”.

Aún viviendo en La Serena, comenzó a asistir a todos los castings de los que se enteraba, fue extra en Morandé con Compañía y en algunas teleseries, y de forma anecdótica comenta que “me pagaban muy poco, y todo me lo gastaba en pasajes La Serena - Santiago”. Tras esto, vino el casting para Miss Chile.


Te presentaste al casting de Miss Chile, pero no quedaste. Explícame eso…

¡Quedé recién al tercer casting! (ríe) Porque en el primero me comporté muy ‘chora’ y me descalificaron. Esperé desde las 9.00 a. m. y me hicieron pasar como a la 1.00, y me preguntaron ¿cantas? no; ¿bailas? no; ¿estás enojada?, y respondí: “sí, porque llegué muy temprano y me hicieron esperar demasiado”. Ahí me dijeron “si no te gustas, te vas”, ¡y me fui! En ese tiempo era insoportable. Ni mi familia me aguantaba el genio.

¡Esperaste una mañana para nada!

Sí, y lloré mucho después, tenía rabia por haber actuado así. Estaba consciente de que mi personalidad me jugaba siempre en contra. En el básquet era uno de los pocos espacios donde sentía que me desenvolvía bien, pero hasta en eso tenía problemas, en la cancha era súper agresiva para jugar. Era muy chora, como enrabiada con la vida, en ese tiempo mi entrenador me contenía; hasta hoy somos amigos.

Fui a otro casting del Miss Chile en Viña y también me fue mal. En el tercero conté mi relación con un hombre mayor y ¡chan!, me llamaron…


EL FACTOR TATÓN

Mientras estudiaba Educación Física en La Serena, Cami asistió a trabajar a una discoteque local como barwoman, y esa noche conoció al hombre 36 años mayor que se convertiría en su pareja.

¿Te parecía atractivo?

No, yo creo que estuve ahí con él por un tema de inseguridad. Me faltaba alguien que me guiara, que decidiera por mí; yo tenía 17 y él 55, ¡terrible!

¿Cómo fue presentárselo a tu familia?

 Al principio lo escondía, pero con el tiempo se los presenté y para mis papás fue terrible, pero a pesar de eso nunca me obligaron a tomar otra decisión. Los dos primeros años todo estuvo bien, pero los dos siguientes intenté terminar y él se volvió loco, se intentó matar. Fue una época terrible.

¿Te sentías un trofeo para él?

Sí, fue una época terrible porque él era inseguro, no podía moverme sola. Nos vinimos a vivir juntos a Santiago y me di cuenta de que había generado dependencia con él, necesitaba que me acompañara siempre.

¿Era más una dependencia de papá que de pareja?

 ¡Todo el rato! Yo estaba bien con él, pero cuando empecé a hacer mis cosas sola, como ir a China por el Miss Chile, me di cuenta de que podía y por eso tomé la decisión de terminar esa relación. Al decirle hizo un gran show, hasta se intentó tirar de un décimo piso, pero fui fuerte y seguí adelante.

Hablemos del Miss Chile, ¿sientes que eres la reina que revivió el concurso, al menos ese año?

 Sí, y además fui elegida por el público, eso nunca se había hecho, no fue un jurado quien me eligió, fue votación popular.

Y vino la fama de un día a otro, lo que siempre soñaste…

Sí, pero nunca cambió nada en mi forma de ser, es muy rico sentirse querida por el público, pero la pasaba mal con los medios. Cuando llegué de China terminé con mi ex y quedé embarazada al poco tiempo de otra persona, y ahí vino todo el morbo de saber quién era el papá de mi hija. Sacaron un titular que decía: “Camila no dirá quién es el papá de su guagua”, y ahí todos comenzaron a especular.


UN NUEVO AMOR DE TERROR

Camila vuelve al país después de su paso por la versión mundial del concurso, terminó la relación con el conocido “Tatón”, y al tiempo conoció a un nuevo amor en La Serena, que para ese momento era concejal de la ciudad. “Lo de él no era una relación, ni siquiera me gustaba, fue algo fugaz, pero quedé embarazada. A partir de eso él me comenzó a usar en su campaña política, me ponía hasta en los flyers; yo solo iba, no cachaba nada”, recuerda.

¿Te enamoraste?

No creo. Cuando le conté que seríamos padres, él intentó formar familia, yo no quería, pero lo intentamos. Era rara su vida en general, salía temprano y volvía tarde. Yo le decía que lo amaba y él me decía que él no.

¿Por qué de nuevo un hombre tan mayor?

No era tan viejo (ríe).

Dijiste en algunos medios que te parecía raro que manejara tanto dinero siendo concejal…

Es que yo veía que se levantaba un día a la semana al Concejo y los otros días nada, a veces iba a tomar tecito con las señoras, pero nunca tuvo intenciones de hacer algo por la ciudad. Lo que yo escuchaba o veía no era un concejal comprometido con la comunidad. Y todo eso manejando harta plata, no entendía.

Y toda esta historia mientras tú estabas embarazada…

Sí, y lo pasé súper mal. Tenía cinco meses de embarazo cuando nos separamos y él comenzó a andar de inmediato con otra chica, y me tocaba verlo con ella a cada rato; tuve una depresión gigante incluso con deseos muy fuertes de desaparecer.

Él habló muy mal de ti…

Claro, le decía a todo el mundo que yo estaba loca, hasta a mi familia. Fue un período raro, yo quería conversar para terminar de forma correcta, pero él se arrancaba. Una vez llamó a un carabinero amigo suyo para pedir una orden de alejamiento, fuimos a la comisaría, ambos me miraban y se reían. Tengo recuerdos horribles de eso.

¿Hubo violencia?

Claro, él dice que fue de mi parte porque una vez pasé a llevar su parachoques, pero la violencia real la viví yo. De hecho, mi familia, que no creía mucho en mi historia, comenzó a apoyarme después de una vez que mi mamá llegó al departamento y lo vio mientras me tenía forzada contra la pared en el baño. Junto a la violencia física, también hubo violencia sicológica: se reía cuando me veía llorar, me mandaba al siquiatra; es una persona muy mala.


¿Él tiene relación con tu hija?

Mi hija tiene cinco años y nunca la ha visto. Él nunca quiso.

La Isa llegó justo cuando eras Miss Chile, ¿pusiste en pausa una carrera en ese momento?

 Cuando llegué de China tenía muchas propuestas de contrato con programas, marcas y todo eso quedó ahí porque quedé embarazada. Yo sabía que era una pausa, aunque mucha gente me decía que había cagado mi vida por estar embarazada, que me había farreado una gran oportunidad, pero a pesar de eso nunca pensé en abortar, iba a tener a mi hija como fuera. Sabía que sería una pausa de nueve meses, y que la vida sería mejor con ella, y así fue.

¿Fue muy fuerte el contraste del cariño demostrado por el público versus el acoso de los medios por saber quién era el padre?

Sí, además estuvo lo de la prueba de ADN que fue un proceso demasiado mediático, los periodistas no tuvieron nada de ética, viví lo peor de los medios en ese tiempo.


LA REINA REBELDE Y SU 2.0 EN TV

Los portales web casi diariamente dan cuenta de la vida de Camila, “Lo que dijo Camila en el matinal” y “la foto que subió Camila a Instagram” se han vuelto titulares comunes; al parecer la personalidad de nuestra Miss Chile encanta.

Tras participar en dos reality shows, “Amor a prueba” y “Volverías con tu ex”, Camila se ha lucido como penalista de programas durante los últimos años, pero a finales del 2018 terminó su contrato con La Red e ingresó al matinal de Chilevisión, lo que ella califica como un proceso de aprendizaje. “El tiempo en La Red me sirvió para prepararme y aprender más de televisión, ahora estoy lista para algo más grande”.

¿Te ves toda tu vida trabajando en la tele?

Sí, y estoy trabajando y preparándome cada día, no puedo solo ser el aporte humorístico, por eso acabo de rechazar un contrato con un próximo reality de supervivencia, a pesar de que era muchísimo dinero, pero quiero hacer lo que hoy hago en TV. Yo tengo 27 años, pero a los 35 quiero ser un personaje con opinión, una persona muy profesional, ojalá tener mi programa propio.

Rechazaste el reality a pesar del ofertón económico…

 Es que hoy en día no estoy decidiendo por las lucas, ahora estoy en Chilevisión y el dinero ni siquiera fue tema, porque yo me podía mover por más áreas y no solamente hacer el papel de payaso en el canal, eso me interesó.

Me comentas que te gusta este perfil más serio, pero tu perfil siempre ha sido más humorístico, ¿sería renunciar a eso?

En mis redes sociales no tengo límites y me muestro tal cual soy, pero en televisión quiero crecer, no quiero ser el personaje del año, quiero estar ahí bastante tiempo. En un matinal hay varios temas y me debo adecuar, si hay tema sensible no puedo tirar la talla.

Eres una de las mujeres más seguidas en Instagram, ¿cómo te tomas eso?

Es exquisito, lo mejor que me ha pasado en la vida después de la Isa (su hija). Siento que los quiero a todos y a la gente que me saluda en la calle me dan ganas de abrazarla, de quedarme con ellos. Gracias a la gente yo soy famosa y sé que suena cliché, pero es así, ellos me eligieron Miss Chile, ellos me salvaban en el reality, todo ha sido gracias a ellos.

Eres de la realeza de Instagram de Chile…

Creo que la gente me sigue porque soy como ellos. Antes vendía ser una persona inalcanzable, yo quiero que la gente me vea como uno más, por eso siempre acepto la foto, leo los mensajes. Es rico eso; un abrazo, por ejemplo. A veces la gente lo necesita y otras veces yo lo necesitaba y una foto te quita cuánto, ¿10 segundos?


CAMI, LA REINA DE LA COMUNIDAD LGBT

“Donde más formé un capital después de los reality shows fue presentándome en las discos gais”, nos comenta Camila, y efectivamente es una activa participante en marchas por el orgullo, manifestaciones pro-igualdad e invitada estable a estas discos. “En discos gais haces un show que es más cercano con la gente, ellos te van a ver y a conocer, no a criticar. En las discos hetero, en cambio, lo que quieren es una chica de TV en un escenario con bikini, y eso no es lo que quiero hacer”.

“Por eso soy tan querida en el mundo gay, porque he recorrido todo Chile visitando esas discos, además siempre me he sumado a todas las marchas, y mis amigos la mayoría son gais. Me llega muy en lo personal, desde siempre”.

Dijiste en un web show que eras demasiado abierta con el tema gay, dejando entrever que no te importaría relacionarte con una mujer.

Es que no me cierro a eso porque hoy estoy tan resuelta que no tendría miedo a estar con una mujer por las críticas. A mí solo me importa mi felicidad y si mi felicidad la encuentro con una mujer, la voy a tomar.

A mi hija la estoy criando en un ambiente de respetar a todos por igual, no me da miedo que el día de mañana me vea con una mujer, y si ella en un futuro se siente atraída por una mujer, que no esté encerrada en un clóset veinte o treinta años. Si su felicidad es esa, que lo diga.


¿Hetero curiosa, o bisexual?

Creo que soy pansexual, como dijo Miley Cyrus, me llama la atención el término y se trata de amar a todos y enamorarse de las personas sin importar su sexo, eso a mí me llega mucho. Y con mi familia tampoco es tema porque lo hablo abiertamente, y como soy “machorra” (ríe), mi papá desde chica me preguntó “¿Cami, eres lesbiana?”, porque tenía amigas lesbianas. Si yo lo fuera, lo contaría. ¡Además a los hombres les doy miedo!

¿Cómo así?

No me jotean, yo creo que me ven como una mujer tan empoderada y tan fuerte que no se atreven a acercarse a mí. Igual tengo muchas desilusiones con los hombres, por ejemplo, en las redes sociales te atacan mucho, y eso no pasa con las mujeres.

Incluso un par de futbolistas me han escrito “tengo miedo de acercarme a ti, es que tú eres tan fuerte, tan grande” … A todo esto, no me llaman la atención los futbolistas (ríe). Tuve uno que también se urgía porque yo ganaba más plata que él, en serio me temen.

¿Y ahora estás soltera?

Sí, hace mucho, tanto que hasta bajé Tinder (ríe). Es muy difícil conocer a alguien, no puedo llevar a alguien a mi casa por mi hija, y tampoco me iría a otras casas, me da miedo. Y a un lugar público menos, porque te ven, te sacan una foto y la publican.

¿Y encontraste algo en Tinder?

Me bloquearon tantas veces (ríe), porque la gente veía mi foto y la denunciaba porque creía que era un perfil falso, ¡pero era yo! En todo caso no lo volvería a descargar, ¡te encuentras con cada persona!


¿ALCALDESA DE LA SERENA?

“Me carga esa gente que dice ‘no me gusta la política’, porque con la política tú armas todo un país, debes estar al tanto de lo que pasa”, con esta postura nos encontramos cuando le preguntamos sobre frecuentes declaraciones en que señaló que le gustaría ser alcaldesa. Y es que Camila tiene fuertes luchas que ha llevado toda su vida: es feminista, defensora de la comunidad LGBT, y además es muy crítica de la gestión pública, sobre todo en el sector turístico de La Serena.

¿Alcaldesa o diputada?

Es con La Serena mi tema, es una ciudad tan bella y no la saben potenciar. Imagínate que hay un basurero en El Faro y el otro está en Cuatro Esquinas, entonces ¿cómo le pedimos a la gente que no ensucie si no tiene basureros? Y como eso, ¡mil ejemplos!

Y ojo con el deporte, ¡el deporte saca a niños de las drogas! Las canchas, ciclovías y espacios para hacer deporte deberían ser prioridad. Y todo eso tiene que ver con turismo, creo que se debe incentivar el tener una ciudad bella, cómoda, alegre, todo eso contribuiría a desarrollar mejor el turismo.

¿Cuál es tu tendencia política?

Aún no la tengo clara, porque estoy en un período de estudio, de profundizar. Yo no viví la dictadura, entonces debo leer mucho antes de decir A o B.

Y además de tu carrera al municipio, ¿qué pasa hoy con Camila?

¡En marzo me voy a África!, y eso me tiene muy feliz, porque voy a hacer un programa de viajes. Se llama “Rutas inexploradas”, lo voy a conducir y la verdad nunca soñé con conducir un programa de viajes, ni siquiera soy tan buena para viajar, pero va a ser una gran experiencia.

Cami, tu sintonía con las mujeres tiene que ver con tus historias muy propias de las chilenas. ¿No has pensado en un libro?

¡Ya lo empecé! Pasé por hartas situaciones que pueden llegar a muchas mujeres: abuso, ser madre soltera, pasar de ser nadie a ser famosa, la separación de mis papás, el alcohol. Quiero tocar estos temas porque les han tocado a muchas mujeres y por eso quiero escribir este libro. De hecho, definí los capítulos, el primero ya está listo.


Por: @Ahorapinto / Fotografía @daniel_esquiveles  / Estilismo: @invernal_heart  @somosnomoda @mattisplash @luisynilo Dirección y arte: @luisynilo / Peinado: @alfred.hgc /  Maquillaje: @makeupwomanchile / Outfit: @maria_jesus_jofre @diazmujer / Calzado: @kuss.diseno / Accesorios: @Aurusjoyeria / Locación: @lasvelasbp 

Más en Chica de portada

influencers-la-nueva-realeza5cd0679bd8f47

Influencers: ¿La nueva realeza?

dulia-ojeda-la-mujer-que-decidio-vivir-de-arte-para-no-envejecer5baa989273c0e

Dulia Ojeda, La mujer que decidió vivir de arte para no envejecer

sin-miedos-el-off-the-record-de-milena-benedetto5b3e277f2cc8b

Sin Miedos: El Off the Record de Milena Benedetto

imperio-serantoni-la-receta-del-1521124843

Cecilia Serantoni: La receta del éxito de la mujer que se transformó en marca