Dulia Ojeda, La mujer que decidió vivir de arte para no envejecer
Chica de portada / Septiembre del 2018

dulia-ojeda-la-mujer-que-decidio-vivir-de-arte-para-no-envejecer5baa989273c0e

Le solicitan fotografías en los eventos sociales, todo el mundo comenta sus looks, y hay varias fotos de ella rodando por la red tildándola de la “Miranda Priestly” de La Serena, pero… ¿Quién es esta mujer de enigmáticas gafas de sol? ¿Qué hay tras ese caminar elegante y con estilo?


Cuando te dicen que verás a una mujer de 72 años te haces una figura mental, pero cuando vi a Dulia algo no me concordó. Lo primero que resalta a la vista es el color, luego en la entrada son los mosaicos que son mucho más que adornos o accesorios, son parte de la casa. Ya en su living mi cuello sufre con tantos rincones dónde mirar. Se respira arte en cada pintura, escultura, muebles y telas que tiene en su hogar.


Elegante, glamorosa y despampanante, la fashionista diseñadora nos recibe en el living de su casa para conversar de todo, y rápidamente se aleja el estereotipo de “abuela” que pensé me encontraría. Ella es parte de un grupo de mujeres que sin importar su edad poseen un tremendo estilo, cultivando una propuesta propia de cabello, ropa, accesorios y maquillaje.


Estudió Pedagogía en Castellano en la Universidad de Chile y algo en su expresión refleja su formación profesional. Reconoce que desde pequeña fue estimulada con el arte, y que desde muy pequeña tomó clases de piano. “Mi padre iba mucho a la ópera y al ballet al Teatro Municipal. Siempre me gustaron las artes visuales y la literatura".




EL ARTE DERROTÓ A LAS LEYES


"Más que todo fue por la literatura que estudié Pedagogía en Castellano en la U. de Chile, en donde viví una época muy interesante", señaló, remarcando que tuvo la influencia directa de destacados profesores como Ariel Dorfman y Antonio Skármeta. Pero además recalcó que su memoria la realizó con el poeta Pablo Neruda, con quien tuvo "una experiencia de proximidad muy linda e interesante", pero además en aquella casa de estudios conoció a Nicanor Parra, quien era profesor de Física.


Y justo como un antipoema, Dulia toma una pausa y rememora que se inició con otra carrera, ya que estudió Derecho, pero no le gustó. “Es que en mi casa no apreciaban que se estudiara pintura o literatura. Eran otras épocas, tampoco se valoraba la carrera de diseño". Así, desconociendo lo que el alma le pedía, estudió Derecho por tres años, pero congeló y nunca más volvió a saber de leyes.


Recuerda que por un tiempo estudió Pedagogía y Derecho simultáneamente, ya que convenció a sus padres de que "sacaría las dos carreras, pero francamente fue imposible. Cuando les revelé que no seguiría en Derecho no obtuve mucho apoyo, es que ya llevaba tres años en la Escuela de Leyes. Después terminé Literatura, obtuve una beca para España y viví allá un tiempo; después volví. Rápidamente me casé y cerca del año 75 a mi marido lo nombraron juez en La Serena, y como aquí no existía una escuela de derecho nunca más volví al tema de las leyes". Su alma de artista derrotó a la futura abogada que no quería ser.




DULIA, POR DULIA


Los jóvenes son indispensables en la vida de una persona”, afirma Dulia, quien a diario comparte con su hija Mané, con la que se complementa a la perfección, llegando a ser unas verdaderas partners. Y es que tiene un carisma muy particular que la hacen una mujer muy querida y también reconocida en la escena fashion regional.



Si tuvieras que describirte ¿cómo lo harías?


Soy una persona común y corriente, quizás con alguna cierta inclinación y aptitud hacia lo estético. Soy perfeccionista, porque me pasa que puedo proyectar armonía en lo que veo, pero también me afecta lo que no es armónico y lo que no está en equilibrio y en todas partes veo eso. Me gusta la música, la literatura, las artes visuales y en general he retardado el final de mi vida con la compañía de mi hija y la gente joven, que me encanta, y eso me mantiene rejuvenecida el alma y siempre me estimulan. Esa sería una receta que le daría a la gente de mi edad o más: que valoren los lazos que pueden hacer con los jóvenes, porque te dan excelentes ideas, te mantienen vigente y al día de lo que está pasando. Los jóvenes son indispensables para la vida final de una persona.


¿Una de las personas que la rejuvenece es su hija?


Mi hija Mané es como mi promotora, es quien me inventa cosas y aureolas, que no sé si tengo realmente, porque ella las ve con su cariño de hija. Pero ella me saca, me mueve y me rejuvenece. Ella es histriónica, canta y con su personalidad llena ambientes; es muy extrovertida, mientras que yo soy más para adentro. Creo que la motivación que ella me suscita es algo que no tiene precio, siempre andamos juntas y creo que con pocas personas me siento tan identificada. Somos muy distintas y al mismo tiempo muy parecidas.




MIRANDA PRIESTLY, ¿ERES TÚ?


Dulia tiene un estilo que siempre destaca y, pese a su personalidad reservada, donde quiera que vaya llama la atención. “Pienso que en cualquier cosa puedes poner una nota estética, de combinación de colores y eso está presente en mí. Opto por los colores que me gustan", y asegura que perdió el temor al qué dirán. “No tengo ningún problema en ponerme cosas que me gusten. No pretendo verme más joven, pero no podría andar vestida siempre de gris. Es algo que brota espontáneamente y es el reflejo de lo que uno es".




Si no conoces a Dulia Ojeda seguramente al mirarla pensarás en Miranda Priestly, esa despiadada editora de la película "El diablo viste a la moda". Y aunque descarta querer parecerse a ella, ha tenido anécdotas. “La primera vez que me confundieron con ella fue cuando estaba en una cafetería y un hombre se me acercó y me dijo 'señora, por favor no se disguste, pero le tomé una fotografía y quiero mostrársela' y era Miranda Priestly. Yo sonreí y le dije que estaba equivocado, que no era yo. Bueno, finalmente era una broma, me dijo que me parecía mucho y me tiró un piropo. Después de eso mucha gente me lo ha dicho. De hecho, en Facebook apareció hace un tiempo una foto mía diciendo que 'Miranda se estaba paseando por Ripley" (ríe).


Al mirar fotografías de Meryl Streep en ese papel cree que no se parecen mucho, “salvo por el pelo blanco, lo que me da mucha risa, porque ella es una mujer rubia y yo tengo el pelo castaño y me cuesta un montón tenerlo blanco, porque tengo que decolorarlo, lo que hace que se deteriore mucho. De hecho, mis amigas me decían que me había dejado canas, pero la verdad es que tengo muy pocas. Me encanta el look con el pelo blanco. De verdad no sé en qué más me pudiera parecer a ella, quizás en el encuadre de la cara, en la mandíbula tal vez, no sé".




SERENA LA CONSERVADORA (HASTA PARA VESTIRSE)


Cuando llegó a La Serena en el año 75 Dulia no conocía a nadie y era una ciudad totalmente distinta a la de hoy. Cree que el estilo y el diseño han penetrado mucho en la sociedad contemporánea y en todas partes, y Chile no se ha quedado fuera de ello, mediante escuelas emergentes con mucho sentido del estilo. “La sociedad está tan integrada y comunicada que recibes influencia de Europa, de Estados Unidos y de muchas partes que te van orientando e influyendo, sin embargo creo que en La Serena todavía está un poco incipiente el tema del gusto por el diseño y por hacerlo propio", comenta.


Dulia profundiza lo que ocurre en la ciudad indicando que "tal vez la gente tiene más interés en adornar sus casa, pero las mujeres en general se atreven poco a considerar que su cuerpo puede ser una herramienta y vehículo de la estética. Siempre me dicen 'mira qué bonito el traje', pero no se atreven a ponérselo. Quizás la gente no ha aprendido a conocerse y a utilizar su humanidad, a jugar y a invertir".


Añade que en La Serena falta mucha autonomía en materia de diseño. Es una ciudad muy conservadora, pero no es un tema de recursos. Conozco señoras que tienen mucho dinero, que podrían comprar lo que quisieran y siempre las veo de beige o gris, claro, su prenda es carísima, pero no llama la atención por lo estético, es solo una marca".




ESCULPIDA EN ARTE


A los 48 años Dulia tuvo que vivir un golpe que podría traducirse en un antes y después para su vida, su marido y razón por la que había llegado a La Serena fallece y este hecho la deja parada con dos hijos de la mano y la mirada hacia delante, a partir de ese momento solo había una cosa en carpeta: trabajar para educar a sus hijos. Luis Ignacio estudiaba en la Universidad Católica y Mané tenía 14 años. Si bien siempre tuvo cargos directivos en establecimiento educacionales en La Serena, su interés siempre fue orientado hacia el arte y el diseño; "siempre me gustó diseñar, ropa o joyas, pero tenía que trabajar para poder educar a mis hijos, así que en realidad no tenía tiempo para dedicarme al diseño y al arte".




Hasta que finalmente jubiló, pero estuvo un largo tiempo enferma y solo luego de varias intervenciones quirúrgicas se recuperó. "Fue una verdadera odisea en hospitales", recuerda, pero ya recuperada Dulia se volcó de lleno en su crear. Como había jubilado "tenía más tiempo y me di cuenta de que tenía muchas cosas guardadas que había ido juntando. Tenía hartos marcos, muebles antiguos y había coleccionado piedras, por lo que empecé a diseñar y a hacer cosas. Además hice un curso de orfebrería y me dediqué a hacer bisutería".


Del mismo modo comenzó a ordenar y se encontró muchas telas acumuladas, y comenzó a confeccionar ropa, “no para vender, porque tengo bien poco sentido para los negocios, por lo que toda la ropa la hacía con mis medidas y tallas (ríe)". Incluso sus confecciones estuvieron en el evento de Sarah Invierno, en donde señala que "me sorprendió porque todo fue muy lindo y me pusieron en un sitio que jamás imaginé".




No se define como artista, pero sí una aficionada al arte. “Creo tener algunas aptitudes y facilidad para el diseño, no me cuesta ensamblar cosas que están separadas o que son distintos elementos. Miro un cuadro por ejemplo y lo veo transformado en algo que pudiera tener un mayor valor estético. Pero todo lo hago instintivamente", y es que está ¡esculpida en arte! Menciona que diseña y pinta, y que en su casa siempre estamos creando, muchos de los cuadros que tengo colgados los pinté yo", además indica que ha tenido la suerte de viajar mucho.


En su vida le ha tocado recorrer varios países, estuvo tres veces becada en Europa y una en Brasil. Asimismo, en viajes personales ha viajado a países como México y Tailandia. Pero además Dulia reconoce que lee mucho. “Estoy en constante búsqueda, pero cuando una persona tiene esa sensibilidad estética, se encuentra inspiración en la naturaleza, hay que estar muy despierta; todo está ahí. Yo me enamoro de cualquier cosa que esté vinculada al arte".




DULIA ELIGE


Un libro: Ulises, de James Joyce.


Un/a escritor/a: me gusta mucho Gabriela Mistral y también Pablo Neruda.


Un plato: me fascinan los erizos.


Un país: me encanta España.


Una película: "El arca rusa", es una película que vi hace poco y me gustó mucho.


Una canción: soy de la época de The Beatles y me encantan todas sus canciones, todas.


Una prenda de vestir: los abrigos, me gusta usarlos y hacerlos también.


La religión: no tengo una definida, pero me gustan las posiciones bien ecuménicas. Tengo una percepción de Dios y todo lo religioso de bastante abstracción, no soy de invocar imágenes físicas, tengo algún concepto más bien abstracto. Pero rescato que muchas religiones podrían dar satisfacción a un camino espiritual.


El diseño: está dentro del arte y tiene que ver con buscar una armonía en el color, forma, volumen y sonidos, y se tiene que buscar una comunicación en todos esos factores.


La familia: es mi ancla y mi raíz. En mi caso constituye la aspiración que siempre tuve, es algo de mi época también, porque ahora los jóvenes muchas veces eligen no tener hijos, pero en lo personal era algo de primera orden. Es lo más satisfactorio que pude hacer en mi vida.




Por: Carlos Martin

Maquillaje y Peinado: @makeupwomanchile

Outfits y accesorios: Dulia Ojeda

Dirección de Arte: Luis Aguilera/Mane Valencia

Fotografía: Daniel Esquivel

Más en Chica de portada

sin-miedos-el-off-the-record-de-milena-benedetto5b3e277f2cc8b

Sin Miedos: El Off the Record de Milena Benedetto

imperio-serantoni-la-receta-del-1521124843

Cecilia Serantoni: La receta del éxito de la mujer que se transformó en marca

susana-hidalgo-una-ovallina-prot1513082597

Susana Hidalgo: Una ovallina protagonista

antonia-figueroa-la-reina-inteli1504483521

Antonia Figueroa: Inteligencia, belleza y talentos de la coquimbana que se convirtió en Miss Mundo Chile