Las otras coronas de Daniela Nicolás: El análisis "postconcurso" de la chilena que nos hizo volver a soñar
Chica de portada / Junio del 2021

las-otras-coronas-de-daniela-nicolas-el-analisis-34-postconcurso-34-de-la-chilena-que-nos-hizo-volver-a-sonar60da4f8d78fa5

Era favorita en todos los medios y fue elegida como “quien debería ganar” por sus compañeras de concurso. Logró ser TT en Twitter en el día de las elecciones más importantes de las últimas décadas. Se ganó el corazón de todo Chile, y logró su cometido de visibilizar las enfermedades autoinmunes a nivel mundial. ¿Qué faltó entonces? A juicio de la propia Nicolás, “el concurso es una empresa, y quizás yo no era lo que estaban buscando”. 


Por: Paloma Pareja / palirosada

“Yo no perdí el Miss Universo. El Miss Universo me perdió a mí”, declaró Daniela Nicolás (28) luego de no haber quedado clasificada entre las 21 semifinalistas de Miss Universo 2021. La ceremonia, que se llevó a cabo el pasado 16 de mayo en Estados Unidos, tuvo a millones de televidentes expectantes y cientos de tuiteros efusivos que arremetieron contra el certamen cuando la candidata copiapina no pasó a la siguiente etapa. Muchos medios y especialistas apostaban por la joven actriz pero, aun así, la bella chilena de ojos cristalinos no se quedó con la preciada corona; aunque sí fue trending topic y —entre 73 postulantes— una de las indudables favoritas del público.


CAMBIANDO PARADIGMAS 

Digamos las cosas por su nombre, al chileno promedio le importan muy poco los concursos de belleza. De hecho, a nivel nacional ha perdido tanto protagonismo que ni siquiera es atractivo para los medios de comunicación, o tal vez simplemente no somos una sociedad que siga este tipo de certámenes. Si miramos nuestra historia hacia atrás, después de la única Miss Universo chilena, Cecilia Bolocco, pocas participantes han generado efervescencia en el público. Sin embargo, todo eso cambió cuando el título de Miss Chile lo obtuvo Daniela.

Quizás por ser una mujer conocida por su carrera como actriz de teleseries, o tal vez porque los medios internacionales la sindicaron desde el comienzo del certamen como favorita, Daniela Nicolás nos hizo creer que nuevamente tendríamos una reina de belleza internacional. Pero, contra todo pronóstico, nuestra reina no clasificó entre las 21 finalistas del concurso.

“Antes de irme no hubo tanta repercusión a nivel nacional, pero cuando estaba allá, mis redes sociales colapsaron. A veces pensaba que me estaban funando”, confiesa entre risas.  Y pese a que disfrutó todo el proceso y las muestras de afecto, afirma que “me costó asimilarlo, porque si bien trabajo en televisión hace muchos años, nunca había sentido este nivel de apoyo y cariño de la gente”. 

Volvamos a las semanas previas al certamen, porque estuviste hospitalizada por una operación, ¿sentiste miedo de no poder llegar?

Sí, las dos últimas semanas lo pasé mal… Y la foto se filtró más encima; si la hubiera publicado yo hubiera sido una mejor (ríe). Fue frustrante porque sentía dolores fuertes, a veces no podía dormir y me faltaba mucho por hacer. Esos días viví prácticamente en la clínica, yo pensaba: “Qué pena estar gastado tiempo en mi enfermedad, lo debería estar usando en terminar mi preparación”. 

Precisamente estando en esa situación, ¿cómo te preparaste físicamente? 

Estuve yendo a una clínica brígida, porque como estaba mal, no hacía deporte, entonces me hicieron SculpSure con una máquina que me ponían en la guatita y hacía 20.000 abdominales en media hora, mi cuerpo empezó a cambiar, ¡te mueres cómo funcionó! Además de criolipólisis intensivo, me marcaron una cintura chica sin ser invasivos, yo estaba chocha. 


PINCOYA CHIC

Aunque suene increíble, a Dani le retuvieron un vestido en la Aduana y se lo entregaron solo 15 minutos antes de irse al aeropuerto. Cuando se lo probó, el  largo no era el correcto. También tenía otro plateado que le quedó suelto, porque debido a los nervios, bajó de peso. Como si fuera poco, uno de sus trajes fue quemado y manchado con maquillaje. Pero Dani optó por el optimismo, y salió de cada situación cuál Regina George, el icónico personaje de Mean Girls al que le cortan la camiseta: con la frente el alto y sonriendo como reina.  

¿Cuál fue tu look favorito?

Es súper difícil elegir uno, pero el de la preliminar, el morado lleno de incrustaciones de joyas fue de mis favoritos porque me representaba mucho; además estábamos en el Hard Rock Hotel y era más rockero, me sentía súper cómoda. 

Pero creo que el que más llamó la atención de todo el mundo fue el de la Pincoya, que hizo Eduardo Cerda. ¿Por qué escogieron este personaje?

Teníamos un par de opciones; Edu hizo unos bocetos, pero cuando me mostró a la Pincoya, dije altiro “quiero este”, y él también, en realidad ¡todos lo queríamos!  Me encanta, por la mitología nacional, y porque queríamos hacer algo diferente, y que representara a una zona turística del país. 

¿Y cuáles eran las otras opciones?

Rapa Nui, que es mi lugar favorito de Chile, y La Quintrala. ¡Ese traje era maravilloso!


¡Hubiera sido un éxito también! ¿Qué te pareció el polémico traje de Miss Argentina? Entendiendo que la figura de Maradona está cuestionada por episodios de violencia, droga y tantas otras cosas… 

Lo conversamos mucho porque a ella también le daba susto usarlo. Quería hacer algo que representara a Argentina y yo sabía que iba a causar amor y odio al mismo tiempo. Obviamente yo no lo hubiera usado, pero se generaron instancias de conversación en cuanto al respeto a la mujer, tema que quizás en ese minuto no se estaba hablando en los programas… Trato de verlo por ese lado.  

Y ¿qué pasó realmente con el vestido que te quemaron y mancharon con maquillaje? ¿Tienes sospechas de quién lo hizo?

¡Te juro que me encantaría saber quién fue para decirle algo! Es que pasaron muchas cosas. A Honduras le rompieron el traje típico, a Perú le llenaron los zapatos con aceite, a otras compañeras les desaparecieron sus zapatos… Si hubiese sido una situación aislada podría haber sido casualidad, pero este no era el caso.  

Qué impotencia la situación.

Sí, y en un minuto quise saber quién fue. Porque yo estaba maquillando a una compañera y fui a mi camarín por un delineador, si no fuera por eso, el vestido se hubiera quemado muchísimo más. Pero estaba a media hora de salir y decidí tomármelo de la mejor forma posible, limpié el vestido y con toda la perso salí al escenario; fue lo mejor porque nadie se dio cuenta de que estaba roto. 


TEAM GOALS

¿Quiénes fueron tus amigas más cercanas?

¡Muchas! Obviamente Argentina porque dormíamos juntas, era la compañera que tenía para desahogarme, nos ayudábamos mutuamente. Con Bolivia tuve una relación desde antes, las dos somos de familia libanesa y de la misma ciudad. Con México tenemos muy buena onda, hablamos hace un par de días porque me tiene invitada a Nueva York. Con Perú y Bolivia iremos a Disney. Me di el tiempo de todos los días sentarme a desayunar, almorzar y comer con una compañera distinta y así las pude conocer a todas.

¿Alguna anécdota que recordarás siempre?

¡Uf, tengo tantas! El primer día que uno llegaba al hotel te hacían un PCR y dormías sola, te pedían una maleta de mano, entonces mi hermana me la hizo. Asumimos que iba a estar un día encerrada, pero me llegó el resultado y tenía que estar a las siete de la mañana lista, ¡y cuando abro la maleta no tenía nada más que cosas básicas! Así que me pasaron maquillaje a escondidas y me acordé que cuando chica mi mamá me hacía rulos con diario, entonces usé pañuelitos desechables del baño, y desperté crespa maravillosa (ríe).

¡Seca! Recuerdo que Cecilia Bolocco recibió ayuda de sus compañeras, le prestaron labial y aros. ¿Te pasó algo parecido a ti?

¡Mis compañeras eran lo máximo! Por ejemplo, el traje típico pesaba mucho y no me lo podía poner sola, y como Italia ya estaba lista, fue a mi camarín a ayudarme. Y así de repente tenía a cinco compañeras en la misma, eso fue muy lindo. A China le presté maquillaje, le puse bronceador a México. Todas estábamos disfrutando en conjunto. 

¿Miss Universo fue lo que imaginabas?

Era lo que imaginaba y mejor. Esperaba que fuera intenso, pero también esperaba encontrarme con mujeres power, completas, con un objetivo en la sociedad, y eso fue lo que más me gustó.


LA CECILIA MILLENNIAL 

Hablando de Cecilia, en Twitter alguien dijo: “Daniela es la Bolocco de nuestra generación”. ¿Te sientes así?

Bueno, no gané, ni cerca. Pero quizás marqué un precedente en Chile, algo que no pasaba hace tiempo. Cecilia, más que nuestra hermosa Miss Universo, es una mujer espontánea, carismática y rompió esquemas para la época; quizás eso sintió la gente conmigo. Fui honesta con lo que hice, no fui con un papel de mujer perfecta. Siempre he sido real y si eso significaba perder, qué pena, pero no iba a cambiar mi esencia por tratar de ganar un concurso… Ah, y agradezco al que escribió eso (ríe).

De hecho saliste en traje de baño y eso llamó mucho la atención.

Sí, salí con uno entero porque me sentía cómoda así. No porque la sociedad te imponga el bikini tienes que usarlo. Mucha gente estaba feliz, otras me criticaron, pero actualmente se agradece no ser tan políticamente correcta.

¿Qué se siente revivir este fanatismo por los concursos de belleza?

Es heavy porque pensé que no iba pasar nada, pero lo que más me gustó es que se revivió de un lado más humano, aunque suene tonto porque estamos hablando de un concurso de belleza. Logré que la gente entendiera que la belleza es mucho más que los estereotipos de perfección: no tenemos que ser altas ni raquíticas, ni usar bikini o el vestido que todas esperan que uses para sobresalir. Ojalá el apoyo siga para la próxima Miss Chile. 

Dijiste en un live: “No clasificamos al top 21, pero todos sabemos que deberíamos haber estado ahí”. ¿Qué pasó por tu cabeza cuando no quedaste?

Hay un video de una señora tirándole el control a la tele; la gente me mandaba sus reacciones, debí haberlos guardado (ríe). Habrán tenido sus razones, a lo mejor yo no era lo que estaban buscando o no era el momento. En un principio me lo cuestioné… Pero quizás lo que estaba mal era el hecho de ser yo misma, entonces no era mi lugar. Si tuviera que ir de nuevo, no cambiaría nada de lo que hice, porque me mostré como Daniela y no como un personaje de teleserie.


¿Cómo viviste la rabia de la gente? Incluso hiciste una historia pidiéndoles que no estuvieran tristes.

Claro, es que el cariño es lo que más queda. No clasificamos, hubiera sido rico para el país, mis compañeras latinas votaron por mí en Telemundo como la que debería ganar, eso fue bonito. Pero logramos muchas cosas, y si me preguntas “qué prefieres ¿clasificar o el cariño?”, te juro que prefiero mil veces el cariño, son logros distintos, el logro humano es más importante, y con eso me siento ganadora.

Vale Caballero también participó en algún momento en Miss Chile, y nos dijo en una entrevista para esta misma edición que siguió tu proceso y que deberías haber ganado. Incluso dijo que cree que estos concursos están “arreglados”. ¿Qué te parecen sus dichos?

¡Que tierna! Ella es tan linda persona, directa y consecuente, me encanta. Cuando le pedí ayuda antes de irme para que la gente votara, altiro lo hizo. La amo. Respecto a lo que dice, más que arreglado, hay que entender que Miss Universo es una empresa, uno va trabajar y están buscando a una mujer que será el rostro. Siendo realista, hay muchos factores que influyen para que la empresa sea rentable, como qué países siguen y consumen más el Miss Universo. Chile no es uno de ellos, entonces una niña por más carismática que sea, si no es rentable, no sirve; es lógico, no lo juzgo, hasta lo entiendo, es un negocio. 

Hablemos de quien se llevó la corona. ¿Qué te parece la ganadora, Andrea Meza?

Andrea era de mis favoritas. Y somos súper parecidas, ella es buena para el leseo también, se muere de la risa, es buena compañera. Estoy feliz de que haya ganado, porque me encanta su personalidad más que su belleza física. 


ÍNTIMA

El certamen fue en medio de las elecciones de constituyentes, alcaldes, concejales y gobernadores regionales en Chile, instancia en la que hubo muy poca participación ciudadana. Y pese a que en ese momento Daniela estaba con su energía y concentración puestas en el certamen, aun así se dio el tiempo de reflexionar al respecto. “Tenía sentimientos encontrados porque estas votaciones fueron probablemente las más importantes de los últimos treinta años, definirán el futuro del país. Todo por lo que se peleaba en las calles no se vio reflejado en la baja participación. Pero también me pasó que sentí el apoyo de la gente viendo en el computador Miss Universo, y en la tele viendo las votaciones”, recuerda.

Tras el concurso había una suerte de sentimiento nacional de “debería haber ganado”, ¿sentiste toda la energía que tenía la gente contigo cuando volviste?

¡Sí! En el hotel sanitario la gente sabía dónde estaba y me mandaban regalos, comida, cartas y dibujos vestida de La Pincoya hechos por niñitos. Lo más heavy es que gente que nunca estuvo interesada en Miss Universo, se interesó. Todavía me cuesta asimilarlo, pero estoy demasiado agradecida.


¿Cuál fue tu momento favorito del certamen?

(Piensa) ¡Qué difícil la pregunta! Estar arriba de la pasarela es algo que nunca voy a olvidar. Veo los videos y me río porque se nota que lo estoy disfrutando. Allí me olvidaba de que era una competencia. ¡Me olvidé de que el mundo entero estaba mirando! Era tan rica la sensación que te juro que lo disfruté a concho. 

Tienes cinco tatuajes y dijiste que vendrían más, ¿quizás algo relacionado a Miss Universo?

¡Sí! Será una corona, habíamos hablado con mi equipo que si ganaba Miss Chile, nos tatuaríamos una corona, eso incluía a mi mamá, y todos los pesados se echaron para atrás. Me dijeron que era si ganaba Miss Universo. ¡Qué chantas! Así es que soy la única que va a cumplir la apuesta para recordar este momento tan lindo. 


LA SALUD DE UNA REINA

Pasando a otro tema, en Revista Sarah ya hemos conversado contigo sobre tu enfermedad, me gustaría saber, ¿cómo te sentiste físicamente durante el certamen?

Hubo dolor, probablemente mi días fueron más difíciles que para el resto. Pero sabes, iba tan convencida de que lo iba a lograr, que el dolor pasaba a segundo plano. Me llegaban mensajes de gente que me compartía su experiencia con enfermedades autoinmunes, y si bien los mensajes me decían que yo los había ayudado, la gente no sabe que realmente ellos me estaban ayudando a mí. 

¿Con qué mensaje te gustaría cerrar esta participación?

Miss Universo era una plataforma grande a la que había que sacarle provecho, era el momento para visibilizar las enfermedades autoinmunes a nivel mundial, por eso me sirvió muchísimo ir. Pero abordándolo más macro, el mensaje es que no hay ningún obstáculo para hacer lo que queremos. Si te propones algo, sí o sí lo vas a cumplir, aunque te cueste el triple que al resto.

Dijiste que el concurso te dejó pobre, respecto a eso, ¿qué viene ahora?

Es que imagínate, hay que pagar hasta el hotel sanitario de vuelta. Si quieres hacer el trabajo bien, hay que invertir. Pero obvio que fue una exageración y salió en todos los titulares, te mueres la cantidad de memes que han hecho. ¡No lo volveré a decir! Se vienen proyectos bacanes en televisión, en programas de entretención. Quiero agradecerle a la gente que escribía “contrátenla”, “llámenla”; este logro es de todos (ríe). 


Fotografía: @matiasmontenegro__

MUA: @isdorajose.mua

Hairstyle: @pupi.beauty

Asistente de fotografía: @ignaciofuentesa

Joyas: @monttemarin @franizquierdo

Tocados: @juaneldaltonico

Botas: @patricioarevalo

Asistente vestuario: @sofiablens

Dirección de arte: @luisynilo

Más en Chica de portada

cathy-barriga-la-mujer60da53fbd53f5

Cathy Barriga: La Mujer

karen-bejarano-interprete-del-playlist-de-una-generacion603fe53d3dbe7

KAREN PAOLA: De estrella adolescente a ícono de una generación

eterna-una-era-llamada-belinda5fc92d19a31af

ETERNA: Una era llamada “Belinda”

maite-perroni-los-deseos-de-una-rebelde5f568740a10ff

MAITE PERRONI: Una rebelde mexicana a la conquista del mundo