Peralta: El apellido del talento
Entrevistas / Octubre del 2021

peralta-el-apellido-del-talento615c975e83a97

Ser hijos de bailarines clásicos y elegir la danza como carrera no suena una idea extraña, pero ¡alto!, el camino clásico no fue el que eligieron, en ningún sentido. Es que los “Power” son en realidad puuuuro power, y no solo bailando con su hipnotizante sincronía y pasos de otro mundo, pues además se han convertido en un sinónimo de éxito, en referentes para las nuevas generaciones y en un ejemplo de “querer es poder”. Ellos son Gabriel y Raúl, una verdadera bomba de talento, de ese talento “de exportación”. 

Por @palirosada

“Si Michael Jackson los hubiera visto, hubiese querido que bailaran con él”. Así, tal cual. Esas fueron las palabras exactas de Travis Payne ―el coreógrafo del Rey Del Pop― cuando vio el trabajo de Power Peralta en ONE, el descomunal tributo de Cirque du Soleil que se realizó en 2013, y al que llegaron sin hacer audición alguna. En esa oportunidad, los hermanos chilenos emularon con una perfección inmaculada los míticos pasos del desaparecido artista, una impecable sincronía estudiada por años. Y es que para los que conocen su historia, saben que nacieron para ese espectáculo. “Travis era mano derecha de Michael, entonces sus palabras fueron un gran elogio”, recuerda Raúl. “Al conocerlo, nos dimos cuenta de que si alguien que partió como nosotros ahora está haciendo ese tipo de shows, nosotros también podemos. No se trata de no conformarse, sino de no cerrarse a lo que el mundo tiene pa’ ti”, recalca con convicción.

SIN LÍMITES

Power Peralta es sinónimo de talento. Y es que el apellido de los bailarines chilenos más importantes de la época moderna y de la cultura pop es mucho más que eso, pues Raúl y Gabriel lo han convertido en una marca. Varios escenarios han sido testigos de su magistral destreza, desde Lollapalooza Chile, pasando por el Estadio Nacional, hasta Viña del Mar. Y eso solo a nivel local, porque también han conquistado las ciudades más importantes del mundo con ese estilo característico que oscila entre el street dance, el pop y el hip hop. En 2011, Jennifer López buscaba intérpretes que quisieran perfeccionarse en Estados Unidos para su programa “¡Q’Viva! The Chosen”; fue en ese momento cuando conoció a Raúl y Gabriel. Seis años después, ambos tuvieron una participación especial en el video "Amor, amor, amor", de La diva del Bronx. 

Michael Jackson, Jennifer López… ustedes parecen no tener límites.

Raúl: Somos ambiciosos, y no tiene que ver con dinero, sino con metas. Fuimos elegidos para ser Power Peralta, para tener esta carrera, crear este movimiento y seguir existiendo artísticamente. Hoy estamos haciendo música porque se cruzó en nuestro camino, mi hermano siempre lo quiso y yo le decía que no, pero él tenía esa inquietud. Y eso lo traspasamos a otros artistas que nos ven como referentes. Si nos preguntan: “¿Cómo lo hicieron?”, yo digo que nunca nos pusimos límites.

A las audiciones de This Is It, el último tour de Michael Jackson que no logró llevar a cabo, llegaron artistas de todo el mundo, ¿pensaron en ir?

Raúl: La verdad es que no nos sentíamos preparados para algo así, de hecho, ni siquiera supimos de las audiciones, nos enteramos cuando ya se habían hecho porque unos amigos fueron. 

Pero el destino sí o sí los quería unir a Travis Payne.

Gabriel: Claro, él fue nuestro coreógrafo en ONE y también lo hizo en This Is It. Para nosotros cada paso ha ido abriendo nuevas oportunidades. La vida nos sorprendió con el llamado de Cirque du Soleil, nunca habíamos soñado con tanto. Y por otro lado, se juntaba con la figura de Michael, el artista más grande de todos los tiempos. En ese momento sentimos que todo el esfuerzo había valido la pena.


LA VIDA ES UN SUEÑO

Los hermanos Peralta vienen de una familia de bailarines. Los gemelos son hijos de Mónica Valenzuela y Renato Peralta, profesores de danza y exmiembros del Ballet Nacional de Chile, antecedentes suficientes para entender que el baile siempre fue un acto natural para ellos. Una infancia y adolescencia que se dividía entre los beats potentes del pop moderno y la majestuosidad perenne de la música clásica.

¿Cómo fueron esos primeros acercamientos al baile?

Raúl: Al tenerlo en casa fue algo orgánico, pero cuando tenía 15, empecé a hacerlo para la gente, buscando excusas para subirme al escenario. Tuvimos esa conexión con el público, con los aplausos. En ese tiempo era raro ver a dos hombres bailar, el prejuicio fue súper grande. Nosotros bailamos urbano, hip hop, pop y no nos dimos cuenta de que fuimos parte de una nueva tendencia que recién hoy es popular.

Gabriel: Recuerdo que mi hermano a los 12 años le pidió a mi papá ir a una audición en TV.  Raúl fue al casting y lo mandaron de vuelta pa’ la casa, no lo aceptaron. Pero a esa edad ya tenía claro que quería expresarse a través del baile. Yo lo pillaba todo sudado bailando en la pieza, y en ese tiempo no había muchas oportunidades ni escuelas. Hoy un niño de esa edad se va directo a Power Peralta Dance Studio.

Hablando de ese tema, ¿cuál fue el principal objetivo que tuvieron cuando crearon la primera academia Power Peralta Dance Studio en 2011? 

Gabriel: Queríamos crear un espacio para seguir desarrollándonos en lo que amábamos hacer, tener una sala para ensayar, para enseñar lo que sabíamos. Nunca soñamos con tener cinco sedes o con que esto hubiera crecido al nivel que creció. Miro hacia atrás y hemos tocado la vida de mucha gente. La pandemia nos pegó fuerte, cerramos ocho meses. Si esto no hubiera pasado, quizás estaríamos en otras ciudades de Chile.

La primera incursión que tuvieron en TV fue en Chilevisión, pero la gente los recuerda mucho por la participación de Raúl en Rojo, ¿cómo fue esa época?

Raúl: A los 19 años vi este programa de baile y canto, y supe que tenía que estar ahí. Yo era inquieto, me costó mucho encontrar mi camino. Mis papás hicieron su carrera en el Ballet Nacional Chileno, así que tenía la vara muy alta. Ellos querían que estudiara una carrera, y lo hice paralelo a todo esto, pero me costaba porque nada me gustaba, entonces al entrar en Rojo entendí que lo que amaba era bailar, y que si quería seguir en esto tenía que perfeccionarme a otro nivel.

¿Y así nace Power Peralta? 

Raúl: Claro. Este año cumplimos 15 años desde que creamos Power Peralta en las calles de Nueva York. Yo era muy diferente a los demás, autodidacta, y realmente lo que quería era estar con mi hermano. Toda la vida estuve insistiéndole hasta que lo logré. Fuimos a Estados Unidos y buscamos nuestro camino, eso nos dio validación acá, cuando afuera ya habíamos hecho algo.

Gabriel: Nos gusta hacer cosas juntos, independiente de lo que sea. Nunca sentí una gran pasión por bailar, pero en el momento que conecté con mi hermano lo empezamos a disfrutar. Obviamente lo tenía en la sangre por mis viejos, pero nunca me había considerado un talentoso en baile… 

No imagino que te hayas cuestionado tu talento.

Gabriel: Es que muchas veces uno logra reconocimiento cuando no estás maduro profesionalmente, y es solo por la popularidad del programa o porque el público te hace sentir más grande de lo que realmente eres, y pierdes el foco. Raúl se dio cuenta de que, si quería seguir perfeccionándose, el camino no estaba en la TV, sino en entrenarse. Mi hermano en Rojo no era un bailarín desarrollado y la gente le hacía sentir lo contrario, pero esta carrera requiere de años de trabajo y dedicación.


Ustedes siempre se han caracterizado por ese street dance que perfeccionaron en New York y Los Ángeles. ¿Cómo fueron construyendo este estilo único? 

Raúl: Obviamente, Michael Jackson tiene una gran influencia, pero también nos fuimos por lo urbano. Cuando ya habíamos desarrollado ese lado, nos llamaron para Soleil porque les gustaba nuestro contenido como dúo. Después de haber hecho más de 500 shows en Las Vegas, lógicamente nos empoderamos de esa mezcla entre la biblioteca de movimientos de Michael y lo de nosotros. Nos transformamos en embajadores de ese estilo que no es una imitación, somos nosotros interpretando su música, y eso nos llevó a muchos escenarios del mundo. 

¿Sienten que su paso por Estados Unidos consolidó la marca Power Peralta?

Gabriel: Sí, 100 %, porque fueron logros que marcan la historia de un país, Chile tiene mucho talento, pero cuesta salir porque estamos lejos. En Estados Unidos hay una industria muy potente y que pongan los ojos en artistas chilenos es difícil. Siento que más allá de lo que estuviéramos haciendo, nuestros logros siempre hablaron muy fuerte.

Entendiendo lo difícil que es esta carrera en Chile, ¿se sienten afortunados por poder vivir del arte? 

Raúl: Sí, siempre nos hemos sentido bendecidos, lo que no quiere decir que el camino no nos costó. Partimos desde abajo, y todo lo que hemos logrado ha sido con puro trabajo, esfuerzo y sueños. 

Haciendo un repaso por esa carrera, tengo la sensación de que ustedes son el ejemplo de que los sueños se hacen realidad, ¿lo sienten así?

Raúl: Creo que sí, sobre todo para una generación completa que creció con nosotros. Obviamente siempre conectamos con los más jóvenes que quizás no conocen nuestra historia y nos ven ya listos, viviendo del arte, viajando, con academias, y probablemente no se imaginan nuestro camino. 


LA FAMILIA POWER

Raúl conoció a la modelo y empresaria Lisandra Silva en 2018, en medio de la grabación de un video con la canción "To My Bed" de Chris Brown de fondo, acercamiento que el bailarín describió como amor a primera vista. Luego de múltiples viajes y la constante distancia, él decide ir a buscarla a Cuba. Y así comienza un idílico romance que los convertiría en padres en 2020, con la llegada del primogénito Noah. A días de esta entrevista, la pareja se fue de vacaciones a Islas Maldivas, paradisiaco escenario en el que Lisandra dijo “sí” a la romántica propuesta de matrimonio de Raúl. “Ni es mis sueños más idílicos imaginé una propuesta de matrimonio tan increíble y única como esta”, publicó en redes sociales la modelo, junto a imágenes del mágico momento que vivió en familia.

Por su parte, Gabriel se casó en 2019 con la bella ingeniera Michelle Yankelevich, en una hermosa ceremonia prepandemia. La pareja se había comprometido en 2015 y este año esperan con ansias la llegada de su primera hija. Así, el dúo de artistas ha consolidado no solo su carrera profesional, sino también personal. 

Lisandra ha contado que a veces los confunde, ¿alguna vez lo hicieron a propósito?

Gabriel: Es algo que nos pasa siempre, a veces me confunde mi mamá o mi papá, la familia y las parejas. Estamos acostumbrados. Y efectivamente tenemos anécdotas de que nos hemos tenido que hacer pasar por el otro, pero éramos escolares. 

Gabriel: Voy a dar un dato para poner jugosa la entrevista. Tengo recuerdos de haber salvado a mi hermano haciéndome pasar por él en el colegio… Siento que él nunca conectó con los estudios, porque es una persona muy apasionada en lo que le gusta, en este caso el baile, entonces tenía que suplantarlo a veces, pero fueron mentiras piadosas, por favor no nos juzguen (ríe).


¿Han tenido alguna pelea grande?

Gabriel: Sí, hace un rato, antes de la entrevista (ríe). Nuestras peleas duran cinco minutos, pero discutimos harto. Son discusiones de dos hermanos que se transformaron en compañeros de vida y socios. A veces le tengo que decir a Raúl: “Quiero ir a ver a Noah, pero como tío, no quiero que me hables de pega”, hay que separar las cosas. 

Hablando de Noah, ¿cómo cambió la vida para ti Raúl?

Raúl: Bastante, cambió el foco y las prioridades. Tengo una mujer que también trabaja en el entretenimiento y apaña mucho. Cuando tienes un hijo, no puedes hacer tantas cosas porque tienes que estar con él (bosteza). De hecho dormí poco anoche (ríe). Ha sido hermoso, nos ha unido mucho como pareja y como familia. Nos sentimos bendecidos y agradecemos. 

¡Y ahora Gabriel también será padre!

Gabriel: ¡Sí, estoy feliz! Es que había que hacerle una primita a Noah.

Raúl: Gabo quería ser papá y es algo nuevo para todos tener una niñita. Va a ser increíble, la estamos esperando con ansias, ¡llega en diciembre! Esta es una nueva etapa. Los hijos le dan motivación a uno. Tenemos el sueño de que nos vean bailar, así como a nosotros nos tocó ver a nuestros papás en los escenarios.

Están en relaciones estables, ¿se han planteado cómo lo harían si quisieran retomar una carrera en el extranjero?

Raúl: ¡Hay que irse con todos no más!

Gabriel: Creo que esas experiencias que tuvimos perfectamente las puedes vivir en familia. Hace un tiempo conversábamos con mi hermano que nos tocó vivir muchas cosas que atesoramos y nos sentimos con el sueño cumplido, entonces sería hermoso que nuestros hijos tengan la experiencia de criarse o de pasar tiempo afuera y conocer otras culturas.

Dentro de toda la vorágine que deben ser sus carreras, ¿cómo se desconectan?

Raúl: La verdad es que ha sido difícil este último tiempo. Ahora me voy con Lisi y Noah muy lejos por varios días porque lo necesitamos. Con mi hermano somos súper trabajadores y eso es parte del éxito. Nos hacemos cargo de nuestra carrera, estamos detrás de todo, nunca lo hemos dejado en las manos de nadie, y eso tiene cosas positivas y negativas. 

¿Cómo cuáles?

Raúl: Lo positivo es que pones en tus manos el éxito, no lo dejas al azar, vas detrás de tus sueños, por eso logramos ser Power Peralta. Y lo malo es que no tienes tiempo y no te desconectas nunca, porque todo depende de ti. Pese a tener un equipo, nosotros damos el visto bueno, pero es lo que nos hace felices y así hemos construido nuestro legado.


PERALTA STYLE

Hablemos de moda, algo que también los caracteriza mucho. ¿Cómo fueron creando ese estilo tan particular que tienen?  

Gabriel: Son etapas, pero todo viene de las calles y las pasarelas del mundo, así hemos ido encontrando nuestra identidad. Nos gusta sentir que estamos innovando; nos ha pasado en el baile, en la música y en la moda. 

Raúl: Los Power que vivieron en Las Vegas no son los mismos que estuvieron en Los Ángeles o en Rusia, son vibes diferentes. Nuestra esencia viene de la cultura de la calle y hemos ido evolucionando, pero mantenemos ese sabor. La moda siempre nos ha entretenido y es parte de la performance, el flow comunica. 

Gabriel: Sincerándome, cuando me visto quiero sorprender. Si me invitas a tu cumpleaños, quiero llegar y que me digas ¡wow! Siempre nos ha importado lo que nos ponemos, cada prenda, cada accesorio es por algo, incluso lo que tengo puesto hoy (ríe).

¡Claro! Estás con lentes y gorro dentro de la casa. ¿Tienen algún diseñador favorito?

Raúl: Hay varios. Virgil Abloh, que creó la marca Off-White, es un tipo extraordinario. También nos gusta mucho lo que ha hecho Kanye West con Yeezy. Somos locos por las zapatillas, con Gabo siempre usando lo último. Creo que ahora la moda se fusionó mucho, hay muchas marcas de lujo que se acomodaron a lo urbano. 

¿Son vanidosos?

Ambos: ¡Sí! 

Raúl: Es parte de querer verse bien y un estilo de vida. Al ser bailarines el físico es importante, hay que sentirse bien, ágil y cómodo con uno mismo. Te lo exige el trabajo. 

Ustedes son muy guapos, ¿cómo manejan los mensajes que les llegan en redes sociales?

Gabriel: (ríen) ¡Gracias por lo de guapos!

Raúl: La verdad es que hay mensajes que uno prefiere no responder, no abrir. La mayor cantidad de mis seguidores son mujeres, y en general son respetuosas, tiran buena vibra, a veces piropos, pero siempre con respeto.

Gabriel: Yo también destacaría eso, son súper respetuosas y uno lo agradece. Si a uno le dicen que está guapo, yo tiro un corazón de vuelta, así como “me gustó tu comentario”.


NUEVA MÚSICA, NUEVOS COMIENZOS

Hace tiempo sentíamos que necesitábamos nuestra propia música”, declara Gabriel. Los bailarines sabían que su proyecto artístico estaba creciendo y ya no podían depender de melodías ajenas, era el momento de crear una identidad. “En el 2005 hicimos varias canciones que no salieron a la luz, pero lo disfrutamos mucho”. Trece años después, lanzan “Pégate”, single que definen como “el himno de los Power Peralta”. Con más de diez millones de reproducciones en YouTube, jamás imaginaron el impacto que tendría. Viendo que tenían en sus manos un tremendo potencial, decidieron comenzar una carrera mucho más íntegra, lanzando hit tras hit.

Hablemos de su último lanzamiento, “Perla”. ¿Cómo se sienten con esta nueva canción y el recibimiento de la gente?

Raúl: ¡Súper bien! “Perla” es el principio de un gran proyecto. La envergadura del video y de la canción es a lo que siempre quisimos llegar, y por primera vez creemos que se logra ver. 

Daniela Nicolás fue la portada de Revista Sarah de la edición anterior y la protagonista del video. ¿Cómo fue trabajar con ella?

Raúl: Es una chica con mucho talento y nos sorprendió a todos en el set, se metió en este personaje que fue un gran desafío porque se le caracterizó, y representó a esta mujer que estaba en el planeta al cual nosotros íbamos. El video lo dirigió la Javiera Eyzaguirre, su trabajo siempre se ha caracterizado por ser único y potente, y la Daniela la rompió con su participación. 

¿Ya están preparando su primer disco?

Raúl: Sí, el 8 de octubre se estrenará el segundo single, y el disco va a salir entre enero y marzo. En algún momento pensamos en meter nuestras otras canciones, pero finalmente se decidió que “Perla” sería el primer single del álbum. Obviamente todo lo que dejamos atrás va a ser parte del repertorio, siempre va a estar presente en nuestros shows. 


¿Con qué artistas les gustaría colaborar?

Gabriel: Con la mayoría de los artistas posibles, nuevos y consagrados. Ojalá seguir conectando con cantantes chilenos, y queremos que llegue un llamado del extranjero que nos sorprenda… Sabemos que va a pasar.  

Raúl: Igual tenemos una artista favorita, siempre le digo a mi hermano que algún día vamos a hacer un tema con Jennifer López. 

Para cerrar el círculo.

Raúl: Exacto. Imagino que en algún minuto de nuestra carrera vamos a hacer una canción con ella, porque fue quien nos dio el impulso. Si no nos hubiéramos cruzado en ese momento con Jennifer López, probablemente no hubiésemos tenido la carrera que hemos tenido. Cambió nuestro destino.

¿Qué significa la música para ustedes?

Raúl: La música ha sido el motor, es lo que te hace bailar, y hoy la diferencia es que la estamos cantando y creando nosotros, porque siempre hemos sido aprendices y autodidactas. En esta nueva etapa, quizá mucha gente puede dudar y mirarnos por encima del hombro, porque están acostumbrados a solo vernos bailar, pero esa es la gracia, conquistar nuevos corazones. 

¿Cómo ha sido el regreso a los escenarios tras la cuarentena?

Raúl: ¡Súper! Estamos felices, fue increíble estar en el escenario, sentir a la gente, los aplausos, nos habíamos olvidado. Sentíamos que todo eso era parte de una vida pasada, nos habíamos acostumbrado a las redes, a transmitir online, a los lives, pero el escenario es diferente. Nacimos para esto. 

Los hemos visto harto en TikTok haciendo challenges con las nuevas generaciones. ¿Cómo se toman la responsabilidad de ser referentes?

Raúl: Creo que conectar con las nuevas generaciones es parte de la evolución, el mundo cambia, hay nuevas tendencias, chicos que también son líderes, a nosotros nos tocó ser ellos en algún momento, entonces los vemos como pares. Siempre hemos respetado tanto la trayectoria como las nuevas ideas y tendencias. TikTok y el mundo de los challenges suma, da visibilidad y espacio para diferentes creadores.

Ustedes son bailarines, han trabajado en moda, son empresarios, tienen academias y ahora estamos hablando de esta faceta como cantantes. ¿Con qué más sueñan los “Power Peralta”?

Gabriel: Hoy los sueños están ligados a la música. Queremos que nuestras canciones se escuchen en el mundo entero, y estamos trabajando para eso. 

Súper concisa la respuesta.

Gabriel: Entonces me retiro, gracias (ríen). #SARAH


Fotografía y dirección: @javieyzaguirre

Maquillaje: @raulflores

Asistente de maquillaje: Humberto Moya

Estilismo: @pau_poblet_

Sombreros: @sombrerospatriciogalaz


Para suscribirte a #SARAH escríbenos a hola@revistasarah.cl y recibe todas nuestras ediciones mas regalos exclusivos.

Más en Entrevistas

fran-santi-los-guardianes-de-la-moda-en-latinoamerica615e17966d2e9

Fran + Santi: Los guardianes de la moda en Latinoamérica

los-fabulosos-30-de-carmen-aub6157578d65da0

Los fabulosos 30 de Carmen Aub

gonzalo-garcia-vivanco-el-galan-de-cuatro-decadas-que-amamos615758b6eaa45

Gonzalo García Vivanco: El galán de cuatro décadas que amamos

brandon-peniche-heredero-del-talento61575931183cb

Brandon Peniche: Heredero del talento