Close

,

José Antonio Neme: Un lobo televisivo sin miedo a rugir

Por @ahorapinto

diciembre 2023

11:00 a. m., Ñuñoa, día sábado, hace un poco de frío. Tenemos café y estamos a la espera de uno de los rostros ancla de Mega, quien nos ha señalado que el “sábado es su única posibilidad”, pues vive literalmente corriendo entre el matinal “Mucho gusto”, y su “tardinal” en Radio Infinita. El periodista y conductor se encuentra cerrando uno de sus mejores años televisivos, aunque lo toma con humildad, y gran parte de su buen momento tiene que ver con su principal característica en la vida: no teme hablar; en serio, no teme hablar. Pero ese hombre fuerte, capaz de golpear la mesa hasta al presidente, este sábado nos sorprende desde que atraviesa la puerta junto a Ramón y Lali (dos de sus cuatro perros). De inmediato supimos que quien entraba no era la voz más fuerte de la franja a. m., sino simplemente un hombre, ¿su nombre? José.
Capa: Wendy Pozo @wendypozolondress
Short: Mo Store @mostore
Bototos: Bastardo @bastardoboots
Collar: Francisca Ferrari @franciscaferrari_
(Perritos) Twillys: Sedas Nai Nai @sedasnainai

Al hacer el ejercicio de googlear al periodista y conductor de TV José Antonio Neme, la plataforma de búsqueda nos muestra un sinfín de polémicas, dimes y diretes, opiniones candentes y preguntas incómodas del periodista, sobre todo a políticos. Y es que la personalidad del rostro ancla de las mañanas de Mega no pasa inadvertida para nadie; “me quieren y me odian”, nos comentaría más tarde. Lo cierto es que “Neme” tiene algo que nos hipnotiza, nos hace escucharlo, nos hace sintonizar con sus opiniones, y nos hace sentirlo —en muchos casos— como una auténtica y autorizada “voz del pueblo”.

Pero ese hombre que golpea la mesa, que encara a políticos, que hace preguntas incómodas —pero necesarias— en pantalla es también un lobo solitario, que prefiere pasar el tiempo con sus perros que con otras personas, y que en su fuero más interno se relata a sí mismo como retraído y silencioso. Es celoso de sus tiempos, de su vida privada y de sus relaciones más íntimas, por ello nos parece tan trascendente conocer a José Antonio sin cámaras de TV, sin su inseparable Karen al lado, sin pauta, solo él, uno de los rostros más efervescentes de nuestra TV.

UN NIÑO LLAMADO JOSÉ ANTONIO

“Un poco más fantasioso de lo normal, muy solitario también. Creo que nunca sentí la necesidad de tener tantos amigos. Estaba siempre muy entregado a mi mundo interior”, así nos relata “Jose”, como lo llaman sus amigos y cercanos, lo que recuerda de su niñez, casi como un preámbulo de lo que sería su vida adulta: de pocas pero muy fuertes palabras, y con una especie de de actitud de “no estar ni ahí” cuando de “cantar verdades” se trata. 

¿Qué elementos de ese niño solitario e introvertido perduran hoy?

Todos esos rasgos están en mí todavía. 

¿Incluso lo de solitario?

Sí, soy súper solitario. Pero no lo digo desde un lugar victimista; me encanta tener contacto con poca gente, mientras menos, mejor. No soy una persona que disfrute los vínculos humanos de una manera tan intensa, no soy un tipo que necesite muchos amigos y muchos conocidos. Una casa llena de gente me perturba. A veces pienso que puedo tener algún tipo de TEA (Trastorno del Espectro Autista), aunque nunca he pasado por un diagnóstico, pero a veces me he preguntado si tengo algún trastorno de vínculos, te lo digo muy en serio.

Me suena un poco contradictorio teniendo un perfil tan público, súper opinante… ¿Se genera a través del desarrollo de tu carrera una especie de personaje que se va moldeando?

No, no sé si un personaje, yo no soy un actor, no hago ficción. Lo que pasa es que uno toma rasgos de la propia personalidad y la ponemos al servicio de un producto. No es que la persona que ven en el matinal sea un personaje de una obra, soy yo, pero no soy todo yo, hay cosas que me guardo, aunque pareciera que no (ríe).

Jose, ¿estás en tu mejor momento profesional?

No sé, eso te lo tendría que contestar el día antes de morir. Es que todo es tan frágil que no pienso en eso. Lo estoy pasando bien en este momento siendo las dos de la tarde, pero no sé qué va a pasar a las tres. A medida que vas envejeciendo vas aprendiendo que uno viene aquí por un rato, pueden ser cinco años, ochenta o noventa, no sabemos. Esto es “El juego del calamar”, todos sabemos cómo va a terminar, pero nadie sabe en qué momento. Entonces en ese misterio que es la vida, encontré una fórmula que es vivir la mejor media hora, y estoy viviendo mi mejor media hora de aquí hasta que termine esta entrevista. Después veremos qué pasa en la media hora siguiente. 

¿Eres una persona que trabaja su parte espiritual desde algún credo o religión, por ejemplo?

No mucho. Hago más cosas con mi parte intelectual. Tengo como intelectualizada la espiritualidad, y no creo que sea bueno, debería permitirme ser más espiritual. Pero la conexión con mis animales, y quizás ahí entro en un plano más espiritual, veo que ellos sienten, ven o escuchan cosas que yo no puedo ver y ahí me hago una pregunta y me respondo que quizás el espíritu de ellos alcanza una dimensión a la cual yo no alcanzo a llegar. Pero no creo nada en la espiritualidad mercantilizada por la cultura humana, ni en las compras de cosas, ni en los sermones; todo eso me parece lo más industrial que hay y no me hace ningún sentido, con respeto a quien sí le haga sentido. 

Viniste a la entrevista con tus perros, y veo con ellos una conexión súper especial…

Es que yo vivo con cuatro animales, entonces me relaciono mejor con ellos que con las personas.

Camisa: Wendy Pozo @wendypozolondress
Falda: Mo Store @mostore
Bototos: Bastardo @bastardoboots

“LA GENTE SIEMPRE QUISO QUE LOS PERIODISTAS OPINARAN”

Que los periodistas no debemos opinar, que hay que buscar la objetividad, y que hay que mantenerse imparciales son frases que le incomodan a Neme, quien jamás ha temido hacer análisis desde la propia vereda y tomar partido sobre los temas país desde su rol de conductor de “Mucho gusto”. Ese ingrediente que es su forma de expresar su opinión, y que le ha generado una posición muy importante en TV, le ha significado tener muchos detractores, pero también fans que se sienten representados por sus palabras.

Jose, ¿hay algún momento en tu vida profesional en que te comienzas a permitir el opinar más fuertemente en TV o es algo que forma parte de ti desde siempre?

No sé, yo creo que todos tienen miradas de todo, si no seríamos pobres seres desconectados de lo que nos pasa. Quizás en el contexto de la inteligencia artificial se creen seres que entreguen información, datos, números, como buscadores de internet, pero yo no soy eso, y no me voy a prestar para eso tampoco. Yo opino de algunas cosas que me interesan, hay otras de las que no. También es desgastante estar opinando todo el tiempo, y eso de que no se puede opinar yo no sé quién lo dijo, es como una verdad instalada media arbitraria. Uno está en el lugar que está para interpretar a ciertas personas, no a todas, pero a ciertas personas sí. Uno debe contribuir a la conversación pública, y la conversación pública tiene un punto de vista siempre.

Pero no siempre estuviste en ese lugar. Y te lo menciono porque siendo un panelista de un programa, no gozas del mismo tiempo en pantalla, de la misma seguridad, o del mismo poder que sí tiene un conductor de matinal. El atreverse a ir más allá con las opiniones o la crítica obedece a tener ese cierto poder que te da tu posición en la realeza de TV criolla, ¿no?

Es que yo no creo que yo haya ido más lejos, yo creo que la sociedad chilena va muy atrás. No la sociedad, porque yo creo que la ciudadanía está preparada para enfrentar debates bien profundos, yo creo que es la industria que está manejada por ciertas personas y que responde a ciertas agendas, que mantenía una suerte de “gatopardismo” respecto al opinar; pero no es la gente, si no, no hubiéramos tenido un estallido social. 

¿Quién representa ese gatopardismo?

La industria del periodismo es la que se quedó en una suerte de gris, no la audiencia. La gente no te castiga, la gente quizás no opina igual, o piensa que eres un pelotudo, y está bien, quizás soy un pelotudo y la persona me lo va a decir, ¿y qué? Yo creo que la gente siempre quiso que los periodistas opinaran, pero la industria no se los permitía, porque muchos de esos personajes tienen compromisos o amiguismos. Había otra red atrás un poquito más perversa, como vínculos con ciertos gobiernos o sectores políticos, o con la dictadura. 

¿Y tú no tienes esos vínculos?

Yo soy una persona que no tiene vínculos con nada, apenas con mis perros. No he formado parte de un partido político jamás, y jamás lo haría. No tengo amigos políticos; tengo un papá que fue condenado por corrupción y no se me mueve un músculo en decírselo a él y a la gente. No participo de ningún movimiento ni activismo de ningún tipo, entonces me siento con la libertad absoluta de poder decir lo que siento desde las convicciones que me hacen sentido, no desde lo que me dice un amigo, o el dueño de un canal o un gerente. Yo desafío a que alguien encuentre una foto mía con algún político o empresario, ¡no! Yo vivo en mi casa con mis perros, leo el diario, converso con la gente de todos los sectores. Leo, contrasto y luego emito un juicio.

Me mencionaste el tema de tu papá, y obviamente recuerdo este enfrentamiento que tuviste con Joaquín Lavín León al aire. ¿Te habías enfrentado públicamente a ese tema antes?

Creo que no. No fue tampoco desagradable, dije lo que pensé dentro de los márgenes del respeto, porque nunca lo insulté. 

¿Fué un golpe bajo de Lavín? 

No sé, yo no hubiera llamado a un programa para hablar por mi mujer, porque me imagino que es una persona adulta que puede defenderse sola. El reportaje no tenía nada que ver con él, y si ya llamó, bueno, que hable del reportaje. Ahora, como cualquier otra persona… si tú te metís conmigo, me vay a encontrar, y punto. Yo en eso soy de carácter, no me gusta que me arrastren el poncho y tengo la pradera bien seca, entonces si me prendes, se va a prender más. En ese caso, él me lanzó un misil, y yo le respondí con otro misil; y le dije que si quería hablar con mi papá, que lo llamara a él. 

¿Cómo es tu relación con tu papá?

Buena, cordial, correcta. No tan cercanos, pero tampoco soy muy cercano a mucha gente. 

¿Quiénes son tus personas cercanas, ese círculo de hierro que todos tenemos?

No lo revelaría en una entrevista. Pero no necesito mucha gente para sentirme apapachado, no necesito grandes grupos de amigos que peregrinen a mi casa para que escuchen mis problemas. Tengo una red de apoyo justa, escogida con pinzas, y otra red que he descartado porque no me sirven. Yo vine a este mundo a pasarlo bien, no a soportar a “weones” que no me interesan.

Tengo una red de apoyo justa, escogida con pinzas, y otra red que he descartado porque no me sirven. Yo vine a este mundo a pasarlo bien, no a soportar a “weones” que no me interesan.

Y sobre esto de los apapachos y los círculos cercanos, siempre has sido muy reservado con el tema pareja, lo has querido mantener en reserva, hasta hace poco tiempo que publicaste unas fotos… ¿Siempre reservas tu intimidad?

Es que es absolutamente irrelevante, no me siento cómodo, y no tiene ninguna importancia para las personas que me ven o ven el programa el que yo cuente que tengo penita porque terminé… Yo no leería eso. Creo que la única historia de desamor que he leído es la de la princesa Diana. No entiendo a las personas que publican fotos de mucho amor, y después de mucho sufrimiento, no les creo.

Pero hay un interés genuino de la gente por saber más de sus personajes famosos favoritos…

¿Hay interés? Yo creo que en mi caso no tienen ningún interés. En mi caso no lo ha habido, y tampoco me siento cómodo diciendo que Pedrito o Juanito, y que estamos juntos, y que se le llene el post de mil comentarios. Creo que abrir esa puerta no tiene ninguna importancia, y yo no quiero compartir ni mi cama, ni mi bolsillo, ni mi plato con el resto; son cosas íntimas. 

No me siento cómodo diciendo que Pedrito o Juanito, y que estamos juntos, y que se le llene el post de mil comentarios. Creo que abrir esa puerta no tiene ninguna importancia, y yo no quiero compartir ni mi cama, ni mi bolsillo, ni mi plato con el resto; son cosas íntimas.

Subentiendo entonces que no eres fan del periodismo de farándula…

¡Me encanta! (ríe). No hablo de mí, pero me encanta saber de los demás. Jamás me perdía “Primer plano”. ¡Ahora me vay a decir que soy un weón hipócrita! (ríe).

Collar y pañuelo: Sedas Nai Nai @sedasnainai
Pantalón: Mo Store @mostore

LA DUPLA DE ORO DE LAS MAÑANAS CHILENAS 

José Antonio Neme comparte programa a diario con Karen Doggenweiler, con quien mantiene una química innegable que traspasa la pantalla, y se han convertido en una de las duplas más queridas de la TV. 

Jose, hace un tiempo entrevisté a Karen y le pregunté por su relación contigo, y me dijo que ama trabajar junto a ti y te considera uno de sus mejores partners televisivos, ¡y ella los ha tenido a todos! ¿Ella te calma un poco las opiniones como una suerte de consejera televisiva?

Sí, yo creo que al principio ella y yo teníamos que ecualizarnos, y quizás ella entendía que mis arrebatos eran más grandes de lo que realmente eran, pero con el tiempo nos hemos ido conociendo mejor y sabiendo cuáles son los márgenes de cada uno. Yo soy un personaje bien bizarro, no es fácil coanimar conmigo, soy muy intenso, muy insolente. Muchas veces improviso, tengo giros un poco bruscos, entonces para coanimar conmigo hay que tener un talento muy especial. 

Y ella lo tiene…

Sí, y ya tenemos una relación menos filial y mucho más de compañeros, nos conocemos bien y a veces no tenemos que hablar, nos miramos y sabemos pa’ donde va la cosa. 

Karen es probablemente la animadora número uno de Chile, ¿cómo se siente eso para ti?, ¿honor o responsabilidad?

Totalmente. La Karen es parte de la historia de la TV, cómo no voy a sentir un orgullo tremendo al estar al lado de ella, que tiene uno de los talentos más grandes de la industria, y es una sobreviviente de los distintos momentos de la televisión chilena. 

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado Karen?

Ella me ha demostrado que lo que uno no dice a veces es mucho más importante que lo que se  dice, todo lo contrario a lo que soy yo, que soy muy efusivo, hiperventilado, lo que me ha traído algunos problemas. La templanza yo la he aprendido de la Karen.

Polera y pantalón: Mo Store @mostore
Gillet: Wendy Pozo @wendypozolondress

LOS COSTOS DE LA OPINIÓN 

¿Qué costos te ha traído a ti como persona el ser un personaje tan frontal en TV?

Creo que pocos costos, y si en algún momento ha habido que pagar, creo que he hecho perro muerto (ríe). Pero he ido reduciendo esos costos, antes me tomaba todo muy a pecho y eso era un desgaste mental también. Si un alcalde X se enojó, se tendrá que desenojar, ahora soy cada vez más insolente, me importa cada vez menos…

Bueno, un alcalde te dijo justamente: “Oiga, no me invite al programa para agredirme”…

¡Que no venga entonces! Si no le gusta escuchar que le digan lo que la gente en la calle dice de usted, bueno… Lo que uno hace es interpretar a la gente que está fuera. Es como el Presidente de la República, que lee los titulares y no le gusta que le digan lo que está pasando en el país.

Si viene al programa un ministro o un diputado o un alcalde del que en todas las casas de Chile se dice que es un inepto, ¡bueno, yo se lo tengo que decir! Si yo no soy la educadora de párvulos de los invitados, no soy la cuidadora, o el psiquiatra. Yo no debo velar por la estabilidad emocional del entrevistado, lo que tengo que hacer es decirle lo que millones de chilenos piensan de él.

¿Y cómo obtienes tú ese “sentir popular”?

No hay que levantar una consultora para saber lo que la ciudadanía piensa, solo hay que ser más menos sensible, mirar, recorrer, estar atentos, escuchar conversaciones. Y si me preguntan cuál es mi fuente, bueno, mi fuente es el taxista,  la persona que barre la calle, el notario, el profesor del gimnasio, la cajera del supermercado. Tú no sabes cuántas cajeras de supermercado me han contado cosas de materias laborales, como que las están reemplazando por máquinas, o que les pagan menos que el mínimo, y te lo cuenta esa señora que vive en Puente Alto y que toma horas pa’ salir de su casa y llegar al supermercado en Vitacura y devolverse a Puente Alto… Chile es un país muy pequeño, no es tan complicado saber lo que la mayoría piensa, cree o siente.

Yo he optado por no hacerme cargo de la opinión de los demás, porque es su opinión, yo tengo que cuidar mi conducta, hay veces que yo mismo digo “¿sabís qué?, me merezco la funa”.

¿Lees los comentarios de la gente sobre ti?

Leo algunos, a veces. Y no me siento ni alabado ni maltratado, creo que eso pasa con cualquier persona. Yo he optado por no hacerme cargo de la opinión de los demás, porque es su opinión, yo tengo que cuidar mi conducta, hay veces que yo mismo digo “¿sabís qué?, me merezco la funa”; hay veces que coincido con mis detractores, hay otras veces que no.

Mantilla seda: Sedas Nai Nai @sedasnainai
Jeans y boxer: Mo Store @mostore

BIENVENIDA A UNA TV MÁS CRÍTICA 

“Yo creo que hay un antes y un después de la televisión con en el estallido social”, nos comenta Jose, quien, siempre crítico del rol de los medios, advierte que la industria televisiva no se hizo cargo de una necesidad de la población por saber más, por tener una mayor conexión con la realidad y por participar de los debates sociales. Es en este escenario que, según Neme, irrumpen los matinales en un rol que para él le pertenecía a los noticieros, y que era el de generar debate, de cruzar opiniones.

¿En qué programa debían canalizarse las discusiones sociales? 

Los noticieros, los programas de reportaje; los debates deberían haber canalizado esa demanda ciudadana por conversación profunda y habilitante, pero como no existían, o no estaban, la pelota cayó en los matinales, y cada matinal tuvo que hacerse cargo con las herramientas que tenía, algunos mejores que otros. 

Jose, ¿tiembla un político cuando va a estar en el matinal contigo?

No, qué van a temblar… no tiemblan ni cuando tienen que ir al Poder Judicial.

Todos esos pobres y tristes personajes que aparecen en fotos con palas sacando barro, y son tan buenos y quieren luchar por la justicia social, la verdad es que me parecen medios oscuros, porque el poder es oscuro.

¿Hay alguien que haya declinado una invitación a “Mucho gusto” por temor a ti?

Han declinado invitaciones, pero no por mí, sino por sus propias agendas. Los políticos están jugando ajedrez, y cada movimiento que hacen, lo hacen pensando en su propio bien. A mí todos esos pobres y tristes personajes que aparecen en fotos con palas sacando barro, y son tan buenos y quieren luchar por la justicia social, la verdad es que me parecen medios oscuros, porque el poder es oscuro, el ser humano tiene un lado muy oscuro y parece que el poder se lo despierta. 

¿Qué te parece esta opinión del presidente Boric sobre los diarios, y que luego desató una respuesta en bloque de la prensa?

Me parece que es pataleta estéril, ¿qué espera el presidente? Los medios tienen una agenda y trabajan en función de eso. Hay un lloriqueo permanente de ciertos sectores de la izquierda que viven reclamando contra los medios, que son muy empresariales… Bueno, ¡creen medios, pues! Lo que hace que un sistema de medios se acerque más a la verdad no es que los medios titulen como yo quiero, es que haya más medios. 

¿Quién crees que va a ser el próximo presidente?

¡No tengo idea!, pero sí te puedo decir qué temas van a marcar la agenda de la campaña. Seguridad, nos guste o no nos guste; crecimiento económico y mercado laboral. Vamos a pasar por una campaña donde los temas que le han quedado cómodos a la derecha van a estar en la agenda, y ahí la izquierda tiene un gran desafío. La derecha se mueve muy cómoda en los temas como seguridad y crecimiento económico, son temas que los sectores conservadores manejan bien; y la izquierda progresista va a tener que trabajar una narrativa para hacer frente a esto.

Chaqueta: Wendy Pozo @wendypozolondress

“LA GENTE ME PIFIARÍA, YO LOS PIFIARÍA DE VUELTA”

Aunque le cuesta admitirlo, y señala que no puede proyectarse más allá de media hora, Neme goza hoy de uno de los mejores momentos de su carrera televisiva. Sus opiniones son constantemente titulares de medios electrónicos, y ha recibido invitaciones de su canal a incorporarse a otros programas de la red. 

¿Cuál es tu programa ideal?, ¿en qué proyecto te gustaría estar?

¡Te vas a reír! Me encantaría que Mega se quede con la próxima licitación del Festival de Viña, y ¡no quiero animar Viña!, no me interesa, lo haría pésimo, la gente me odiaría, me pifiaría y yo los pifiaría de vuelta y tendría que salir del escenario… Pero lo que sí me gustaría sería animar uno de esos programas satélite que dan como a las cinco de la tarde.

¡Como Fran García Huidobro!

Exacto, y que te toque entrevistar a Enrique Iglesias, a Ricky Martin o Laura Pausini; eso me encantaría. 

La farándula igual te llama la atención…

¡Pero claro que sí! Me encanta, ¿a quién no le va a interesar? Imagínate todo lo que le pasó a Shakira, súper sabroso…

¿Con quién te gustaría conducir ese programa satélite?

Me encantaría con Karen Doggenweiler, pero yo sé que ella va a animar Viña. Yo creo que si Mega se queda con el Festival de Viña, los animadores son Rodrigo Sepúlveda y Karen, yo en esta entrevista los nombro oficialmente animadores de Viña 2025 (ríe). Y con quién me gustaría… con la Pamela Díaz me encantaría, o con la Fran García Huidobro. Son entretenidas, rápidas, insolentes; ese es el tipo de personaje que a mí me gusta.

No soy consumidor de realities particularmente, no le veo la gracia a sentarme a observar personas en una casa, personas que además no conozco, y para las miserias y alegrías ajenas, tengo las mías.

¿Qué opinas del regreso de los reality?

No soy consumidor de realities particularmente, no le veo la gracia a sentarme a observar personas en una casa, personas que además no conozco, y para las miserias y alegrías ajenas, tengo las mías. Lo que sí creo es que la industria televisiva está pasando por una sequía creativa, que no haya un canal que diga “en este horario no vamos a dar un matinal, vamos a probar otra cosa”. Me hace pensar que la televisión no está arriesgando. 

Jumpsuit: Wendy Pozo @wendypozolondess

Como que están volviendo los clásicos, las apuestas seguras. Y en ese sentido, ¿qué programa extinto te gustaría volver a ver en pantalla?

Me encantaría que volviera “Primer plano”, por ejemplo. Yo soy viudo de “Me late” en señal abierta, encuentro que era lo más divertido a las cinco de la tarde hacerse un té, un pan con mantequilla y escuchar el comidillo de la industria, no de quién se acostó con quién, porque eso no me interesa, apenas me interesa mi cama. Pero sí eso de que a X persona la están tentando de este canal, o que alguien va a hacer un programa y se peleó con alguien, todo eso. Por otra parte, extraño más ficción, me duele que Mega sea el único que está haciendo ficción, extraño la guerra de las teleseries de los 90. No sé si es un tema de lucas o es un tema de medición, o de falta de talento, no sé, pero creo que a la televisión chilena le faltan procesos creativos, le falta apuesta, le falta riesgo. Hay que sentarse y repensar la tele. 

Los animales son parte de un capítulo de nuestra vida, que puede ser de 8, 10, 14 años, no sé; pero nosotros somos toda su vida. Cuando un perrito se te muere, lo vas a recordar con cariño porque fue una etapa para ti, pero para él tú lo fuiste todo, toda la vida.

Jose, estás en TV y en radio, y llevas una vida como bien vertiginosa, y si hoy accediste a la entrevista y la sesión de fotos con tus perros, imagino que representan mucho para ti…

Son todo para mí, es una relación mágica, el principio y el fin; el despertar y el dormir. Estoy todo el tiempo en función de ellos, y de saber si durmieron bien, si comieron, si tienen frío, si están felices. Todo mi deseo de contención, de cuidado, de dar, toda la generosidad que yo tengo, se va a ellos. No es fácil cuidar bien a cuatro perros, cuidarlos bien; para mí es una responsabilidad enorme, de tiempo, de espacio, y yo procuro que tengan todas sus necesidades completas. Los animales son parte de un capítulo de nuestra vida, que puede ser de 8, 10, 14 años, no sé; pero nosotros somos toda su vida. Cuando un perrito se te muere, lo vas a recordar con cariño porque fue una etapa para ti, pero para él tú lo fuiste todo, toda la vida.

Jose, otro espacio en el que te vemos relajado, como en calma, es en la radio. ¿Te gusta hacer radio, su nivel de cercanía a la gente?

Lo paso súper bien, me tiene súper satisfecho. Ahora estamos en “Déjate caer con Neme” en Infinita, y me tiene feliz. La radio tiene dos cosas, la primera es la cercanía, como estar conversando con alguien; y la otra es que la radio tiene altos niveles de confianza en un país en el que reina la desconfianza. #SARAH

Trench: Mo Store @mostore
Pantalón: Wendy Pozo @wendypozolondress
Twillys: Sedas Nai Nai @sedasnainai

Fotografía: @emeescobar 
Maquillaje y peinado: @alemakeupart 
Estilismo: @pola_vial
Estudio: @estudiofe 
Producción: @luisynilo 

Buscar

Más en En Portada, Entrevistas

Más leídos